El Arcángel Uriel me ha enseñado a amar la vida, amar la tierra y a enraizarme. Me ha enseñado que debo abrir los brazos para recibir en abundancia y aunque para mí ha sido muy difícil hacerlo, hoy disfruto más estar aquí.

Sé que Uriel no es un Arcángel muy popular, pero para mí es un ser muy especial. Me encanta cuando lo siento a mi lado. Lo siento inmenso, grandísimo, alto y hermoso. Está siempre acompañado de otros Ángeles a los que va dejando con tareas a cargo.

Desde que lo encontré, mi vida ha cambiado. No recuerdo cuando escuché hablar de él por primera vez, pero vivir a su lado ha dejado hermosos sentimientos en mí.

No quiero hablar de quien es, solo quiero escribir de quien es para mí. Uriel me ha llenado de paz cuando los miedos me atormentan, me ha dado tanto amor que siento que cuando duermo me acuesto entre sus alas y descanso de forma perfecta.

Camina conmigo cuando estoy en contacto con la naturaleza, me muestra los pájaros y las flores, me enseña hablar con los elementales y a sentir a la madre tierra bajo mis pies. Me ha enseñado el poder que tiene la palabra, los decretos. Me ha mostrado miles de veces que está a mi lado. El me llena de confianza, aunque mi espíritu es muy volátil y mis miedos se aferran para no dejarme avanzar. Uriel me sonríe y me dice que continúe. Me da esa fortaleza que necesito para vivir cada día.

Me ha enseñado que hay que abrazar la incertidumbre. Que muchos de los miedos que siento no existen, ni existirán.

Me ha enseñado un hermoso ejercicio.

Cuando tenga un miedo en mi corazón lo debo identificar. Luego ver si realmente esta pasando o no. Muchos de los miedos que se alojan en mi ser, no están sucediendo, sucedieron en otro momento de mi vida o nunca van a pasar. Dejarlos ir.

Si es un miedo real, entregar el problema a los Ángeles y confiar en que todo se solucionará, si no es como yo quiero, será como Dios lo tenga dispuesto.

Ser consciente de que la mente es poderosa y que atrae lo que quiere y lo que teme, es una enseñanza que Uriel me ha mostrado una y otra vez.

Vivir en un eterno presente, es un ideal que espero alcanzar en algún momento de mi vida. Buscar la paz dentro de mí y aprender a centrarme, es algo que anhelo.

Les quiero contar que me da miedo ver y escuchar a los Ángeles, tal vez por eso ellos se comunican de otras formas con migo. Aunque muchos canales de Ángeles me dicen que tengo el don de verlos, me he negado a hacerlo. Hoy le pido a Uriel que me guíe para dejar ese miedo atrás y abrir mis canales de percepción. Aceptar la magia que hay en mí y amarla porque es lo que Soy.

Me gusta cuando lo invoco y siento su presencia, es como una brisa suave que se lleva todas mis preocupaciones, se lleva todas mis angustias y deja en mí un sentimiento de absoluta paz, de confianza.

Él me ha dicho que la confianza es un sentimiento innato en todas las personas. Que cuando nos acostamos en la noche y nos dormimos, confiamos en que despertaremos y será de día nuevamente. Que confiamos que el sol saldrá para todos y que un nuevo día comenzará. Nunca nos acostamos pensando que será diferente.

Me dio risa esa explicación, pero tiene toda la razón.

Entonces me cuestiono y me pregunto por qué desconfiaba en que todo lo que necesitaba para que mis asuntos se resolvieran, llegarían de forma perfecta. Me dijo que solo yo y mis miedos podrían retrasar las cosas, que confiar es el sentimiento más hermoso que podemos regalarle a los Ángeles, que para ellos era un impulso que los hacia trabajar mucho mejor y más rápido.

Doy gracias por su presencia, por el amor que me da cada vez que está a mi lado, por la fuerza que pone en mi ser y por la esperanza que pinta en mi corazón.

Uriel es más que un Arcángel para mí, es un gran amigo en el que confío, pues nunca me ha decepcionado. Siempre está ahí, me da una mano y me cubre con su paz. Él es una parte muy importante de mi vida y me ha enseñado a amar este mundo, a disfrutar de estar aquí y tal vez algún día pueda verlo sin miedo.

No sabía pero es el Arcángel de la magia y los alquimistas sagrados, inspira a la búsqueda de la verdad y al despertar de nuestro propio poder. Ha cuidado de mi en otras vidas y hoy vuelve hacerlo con amor. Si esto no es cierto para mí ¿que podría serlo?. Gracias Arcángel Uriel por estar aquí una vez más.

Uriel me dice que también estaba cerca de mi papá, que lo impulsaba para que me alejara de las energías que me atraían de la magia, que no era mi camino en esta vida y que si él no hubiera estado atento a todo lo que hacía, mi vida hoy no me permitiría estar cerca de los ángeles, tal vez mi papá es el que me ha impulsado a reconocer mi conexión con ellos, tal vez mi papá sea para mi hoy un Ángel en el cielo.



1 Comentario

  1. Aura Lucia Garcia Gonzalez dice:

    Que rico la conección con estos seres de luz, gracias a Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *