Cuando Oramos, Hablamos. Cuando Meditamos, Escuchamos. Solo por eso deberías motivarte a incluir la meditación como un hábito en tu vida. Anímate porque es muy fácil hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *