Hoy es un día muy especial, como muchos días en nuestra vida y quiero preguntar algo muy puntual: Si en este momento bajara un ángel y te dijera que te concede tres deseos. ¿Sabrías responder inmediatamente? A mi esa pregunta me hace dudar, lo tengo que pensar y tomarme mi tiempo. Es en ese momento donde siento que debo poner las manos en mi corazón y preguntarle a mi Ángel – ¿Cómo puedo atraer algo, manifestarlo, si ni siquiera sé definir lo que realmente quiero? – Por eso escribo este artículo, porque siento que a muchos les ha pasado esto, entonces ¿cómo queremos crear magia, si dudamos y no sabemos cuál es nuestro deseo más profundo?.

Ahora te invito a que le pidas a tu  Ángel de compañía o a tu Ángel guardián, asistencia para aclarar tu mente, escuchar tu corazón y saber de forma más consiente lo que realmente deseas en tu vida, para así lograr manifestarlo de forma fácil y abrir los brazos para recibirlo. Ve a un sitio donde nadie te moleste; desconéctate de tus dispositivos y ponte cómodo/a. Ahora relájate, imagina una esfera blanca recorriéndote de los pies a la cabeza y relajando cada parte del cuerpo por donde ella flota. Lleva esa esfera las veces que sea necesario por los lugares de tu cuerpo que sientas que guardan tensión y relájalos cada vez más. Ahora vincúlate con tu respiración, piensa que esa esfera es un Ángel enviado por Dios para concederte lo que quieras. Toma lápiz y papel porque ahora tu Ángel te manda a escribirlo.

Escribe tus deseos sin limitaciones, sin pensar cómo se van a manifestar, siente cada deseo como tuyo, vibra con la emoción de aquel mago que sabe que Dios es ilimitado.

Has tus peticiones con transparencia. Deja que tus sentimientos de odio o venganza se vayan lejos de tus pensamientos. Recuerda que tus deseos deben ser sinceros y sin querer afectar el libre albedrío de otros. Escribe eso que deseas, pídelo con toda la emoción que tu corazón sea capaz de ponerle, siente como ese Ángel está detrás de ti escuchándote.

Con cada petición te recomiendo decir: – Bajo la gracia y de manera perfecta – mientras más sentimientos hermosos pongas a ese deseo más fácil se va a manifestar en tu vida, cada vez que escribas regálate amor a ti mismo /a, siente que mereces que el universo te llene de bendiciones, léele en vos alta esos deseos a tu Ángel y entrégaselos confiado/a que los llevara por ti ante Dios. Puedes hacer un mapa de deseos. (en el próximo artículo, te ensañaremos una manera fácil y divertida de hacerlo). Recuerda siempre que esto es entre tú y tu Ángel. Para terminar y fortalecer esta actividad, te dejo esta linda oración, que puedes leer o aprender para repetir cuando recuerdes a tu Ángel que te acompaña siempre.

“Yo creo en mi ángel  y  hoy lo invoco, creo en su poder para asistirme, guiarme, aconsejarme y poner todo a mi favor. Doy gracias por la ayuda que recibo de todos los seres de luz que me acompañan cada día. Gracias por estar aquí y recibir mi oración”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *